Visitar la Isla de Tabarca

La isla de Tabarca, situada a 11 millas náuticas de la ciudad de Alicante, ofrece algunas de las playas más bellas de Alicante. Es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. De hecho, más que una isla, es un pequeño archipiélago, compuesto, además de por Tabarca, por los islotes La Cantera, La Galera y La Nao. La isla tiene 1.800 m de largo y hasta 400 m de ancho.

Sus costas fueron en su día base de piratas berberiscos y en el siglo XVIII el rey Carlos III ordenó la construcción de un poblado. Albergó a varias familias genovesas que habían escapado del puerto tunecino de Tabarka. El centro urbano está rodeado de murallas, que flanquean la iglesia de San Pedro y San Pablo, del siglo XVIII. El conjunto ha sido declarado Bien de Interés Cultural.
La visita típica se realiza normalmente en un día. Hay varias lanzaderas a la isla, más o menos regulares según la temporada, desde el puerto de Alicante. Este viaje tan agradable por el agua dura aproximadamente una hora. También hay lanzaderas desde Santa Pola y Benidorm.

Una vez en la isla, el visitante puede disfrutar de sus calas y playas de aguas cristalinas, pasear por el pintoresco puerto y descubrir su excelente oferta gastronómica degustando el famoso «caldero (pescado fresco con patatas y arroz al aïoli), que es la especialidad local.

El centro de la ciudad y el museo de la isla también merecen una visita. Ahora los visitantes pueden pernoctar en la isla; en los últimos años se han abierto varios hoteles.